lunes, 11 de agosto de 2008

"El nuevo Puño de la Estrella del Norte", debe ser mejor el viejo...

La historia de "El Puño de la Estrella del Norte" ("Shin Hokuto no Ken") ha dado bastante de sí en Japón: un manga creado en los 80 por Tetsuo Hara y Buronson, que ha sido adaptado en dos series y una película de anime, otra de acción real, un par de novelas, OVAs... y que aún espera expandirse más. Lo que se dice un material rentable.
Hace muchos años, cayó en mis manos un tomo de este manga, que me impresionó bastante, supongo que por su alto contenido en violencia, y por ese magnetismo que transmite fácilmente el cómic japonés cuando lo descubres. Aparte de aquel primer contacto con la historia, que ya casi no recuerdo, la serie de 3 OVAs que lanzó Toei Animation entre 2003 y 2004 con el título de "El nuevo Puño de la Estrella del Norte" ha sido el único material que he podido ver en pantalla. Y la verdad, aunque debo reconocer que el subtitulado con el que me he topado era abominable hasta límites casi insoportables, me ha dejado bastante frío.

Empecemos por el principio. La historia, extraída de una de las novelas, nos traslada a un futuro postapocalíptico, en el cual el agua se ha convertido en un bien escasísimo y la fuerza bruta impera por encima de la amistad hippie. En este contexto, se nos presenta a Kenshiro, el heredero de un milenario arte de lucha conocido como Puño de la Estrella del Norte, que se enfrentará a Sanga y Seiji, que intentan dominar La Última Tierra con métodos de dudosa moralidad. Hasta aquí, podría salir algo entretenido.

"Soy el bueno, y voy repartiendo yoyas por el desierto con mi traje de Adolfo Domínguez."

Nos encontramos con un anime de tono claramente adulto, y de estética deshinibida. Tíos hasta el culo de esteroides con músculos descomunales, tías macizorras y con delanteras que desafían a la gravedad. No problem, sólo hay que entrar en el juego. La ambientación, muy bien conseguida, con una fotografía en tonos marrones acorde con el entorno desértico en el que se desarrolla la historia. Por estos aspectos, nos recuerda por momentos a estéticas como las de "Conan" o "Mad Max". El dibujo es además detallado, y la animación bastante correcta, introduciendo bastantes elementos infográficos mediante cell shading que le dan una mayor fluidez (aunque soy reacio a la mezcla de tecnologías).

¿Qué ocurre entonces? Pues que no sólo de envoltorio vive el cine. La historia no avanza de forma fluida sino a trompicones, evitando que la trama nos enganche como debería y, de hecho, podría. Los personajes no quedan bien dibujados en la mayoría de casos (supongo que en cuanto a Kenshiro, porque ya ha aparecido en infinidad de material de la serie), y cambian sus motivaciones de forma demasiado brusca y sin quedar bien justificado, a no ser que sean todos bipolares. Así pues, las explosiones de vísceras causadas por el Puño (que hacen trabajar a nuestro lado más macabro pensando, por ejemplo, qué pasaría si a ese malo le hubieran dado un puñetazo en el culo) y los temas de apertura y cierre del cantante Gackt, aunque son de lo más agradecido, no logran salvar la función. No escapéis de los OVAs si os caen en las manos, pero tampoco os hagáis ilusiones, sólo os servirán para matar una tarde.

Mi nota: 5

Lo mejor: El gore de las escenas de acción.
Lo peor: Podría haber sido de notable.
La secuencia: El contraataque de Seiji y un secuaz suyo (en el tercer episodio). ¿Por qué? Sencillo: concentra algunos de los momentos gore más resultones.

3 comentarios:

Disjunto dijo...

Esta madrugada rememoré la primera entrega de estas OVAS. Y pienso igual que tú en cuanto a la trama, la definición de los personajes, su bipolaridad...
No obstante creo que la animación, aunque en las escenas de lucha está realmente conseguida, en otras escenas decae mucho.

KENSHIRO tras matar a Sangha: "Tú no eres el elegido para gobernar este mundo, sinó esta nueva generaión de jóvenes héroes" (Niños, no toméis anabolizantes)

Tharkun dijo...

Suele pasar, deciden gastar la pasta en las escenas de acción, y las otras quedan algo más rupestres...

Julia dijo...

No he vist res d'això, encara que, a priori tampoc no em crida gaire la temàtica...

(hijo mío, m'estic uns dies sense mirar el blog i has fet un munt d'entrades... no se te puede dejar solo, jejej)